Mujer, profesional, madre, amiga y ¿esposa?

Queremos hacer todo y todo a la misma vez, pero ¿cómo equilibramos bien las cosas? Identifique sus errores y enmiéndelos no es tarde.

Mujer, profesional, madre, amiga y ¿Esposa?

 

Cuando perdemos de vista las cosas que son importantes para nuestro esposo, perdemos la brújula de nuestro matrimonio.

 

El día tiene un determinado número de horas y sólo es posible hacer un determinado número de cosas. Por eso es muy importante establecer prioridades, esto es una necesidad de cada momento, no es algo que pueda programarse a largo plazo.

 

El esposo debe ser la prioridad número uno para su esposa y, lógicamente, para el esposo la prioridad número uno debe ser su esposa. De otro modo la promesa matrimonial que hicieron los dos sería en vano. Una esposa que es todo lo que debe ser, hace feliz a su marido, tiene un hogar armonioso, y en consecuencia unos hijos sanos psicológicamente y espiritualmente.

 

La vida está compuesta de alternativas, nuestra vida está compuesta de los bloques que  la construyen y estos bloques son las decisiones que tomamos, ya sean buenas o malas. Las malas decisiones son egocéntricas, inmaduras y tienen consecuencias desagradables para la vida matrimonial.

 

Muchas veces a nuestros esposos les gusta algo, pero vemos esa distracción como competencia, no como algo nuestro; necesita algo que le distraiga para que no entre en estrés. Él también tiene que ver que a su esposa le interesa lo que a él le gusta.

 

El hombre no fue hecho para vivir solo, un hombre normal no puede completar su felicidad sin su esposa. El hombre necesita las cosas que sólo una esposa puede proporcionarle, pero lamentablemente hay muchas mujeres que no le dan importancia a las necesidades de ellos, y no saben considerar sus matrimonios como una fuente de satisfacción y logro, dos cosas que ello sí esperan encontrar en sus carreras profesionales.

 

Hay un nuevo síndrome que afecta a las madres que trabajan y que ha recibido el nombre de “Síndrome de la Mujer Acelerada”. Este síndrome comprende síntomas como aumento de peso, baja motivación sexual, cambios de temperamento y cansancio. Todo esto es por la tensión que produce el intentar hacer demasiadas cosas y no poder hacerlo todo. De allí viene la insatisfacción de no haber hecho algo bien y esto termina en un estado de hostilidad y depresión.

 

Como resultado de esto, el esposo queda abandonado o es visto como un estorbo por sus razonables expectativas de recibir el calor de una vida de amor y de hogar. La esposa se queja del comportamiento “irracional, egoísta e insensible” de su esposo, por las molestas exigencias que le hace a una “mujer cansada”; y eso, según ella, equivale a un “maltrato psicológico”.

 

Una mujer casada no puede hacer el papel de “eternamente cansada” y esperar que su esposo acepte que incluso la intimidad pueda ser controlada por un simple capricho. Las relaciones sexuales entre esposos entran plenamente en el plan de Dios. Es Su designio, pues el instinto sexual fue colocado en el cuerpo del hombre y de la mujer, por un Padre Celestial al que no se le escapa nada, que hace todo perfecto y que tiene pensamientos de bien y no de mal para sus hijos.

 

Cualquier mujer que permita que todas sus otras alternativas en cuanto al uso de su tiempo interfieran con el amor y la intimidad con su esposo, le está dando cabida la infidelidad, al maltrato, al desinterés, ¡porque el sexo es un arma de guerra contra el divorcio!

 

No se trata de que la mujer casada no deba trabajar, sino de evitar por completo que las actividades externas, por importantes que sean, interfieran habitualmente con las obligaciones relacionadas con las funciones establecidas por los votos sagrados de su pacto, la responsabilidad moral y el amor.

 

Hay hombres que se sienten marginados cuando nacen los hijos, porque cuando sus esposas se convierten en madres, dejan de tener tiempo para ser esposas. Ellos incluso expresan su admiración por las excelentes cualidades maternales de sus cónyuges, pero se quejan de que ya no reciben muestras de amor, afecto o interés de parte de ellas.

 

Las mamás muchas veces se vuelven “niñocéntricas” y el hijo acapara el primer lugar de atención. Tanto la mamá como el papá deben entender que los hijos vienen a añadirse a una familia que ya está establecida antes que ellos nazcan.

 

Esto los pone a ellos, como padres, en la desagradable e incómoda situación de creer que tienen  que competir con sus hijos, y hasta cierto punto los resiente a pesar del gran amor que sienten por ellos. Se sienten abandonados y excluidos, como si no importaran, pues echan de menos el afecto, la compañía y el amor que solían compartir con sus esposas antes que llegaran los niños. Cuando la Palabra de Dios dice “lo que Dios unió, no lo separe el hombre”, esto incluye a los hijos: Ellos no pueden ser motivo de separación.

 

Lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos es amar, honrar, respetar y cuidar a nuestro esposo. Cuando una esposa transmite sinceramente su interés, amor, respeto y preocupación por el esposo, por la forma como lo mira, como lo toca y como le habla; ese hombre hará cualquier cosa por ella; esto será un gran aliciente para que él recuerde los aniversarios, cumpleaños y otras fechas especiales.

 

Para el esposo es importante un crecimiento saludable en la relación con sus hijos, es por eso que otra tarea importante de la esposa es lograr que nuestros esposos reconozcan nuestro genuino interés en que las relaciones entre los hijos y el papá sea la mejor.

 

Una creencia errónea en cuanto a las prioridades de los hombres, es que a ellos les interesa más que nada que sus esposas tengan el cuerpo perfecto, que estén sin arrugas, sin canas y siempre deslumbrantes. Esto podría aplicarse cuando son hombres superficiales, pero la gran mayoría piensa que la actitud, el porte  y el comportamiento son mucho más importantes que una piel perfecta.

 

La brújula que nos indicará qué es importante para él, es una conversación amable, donde no los presionemos a que nos digan las cosas y donde amorosamente los hagamos llegar al punto de expresar sus necesidades.

 

Es inútil pretender que ellos nos comuniquen lo que quieren, como nosotras esperamos que lo hagan. No se trata de la manera en que nosotras lo haríamos, se trata de que los hombres tienen otro modo de comunicación donde tenemos que entrar con sumo cuidado y sobre todo con mucho respeto.

 

Зеб Стумп рад этому заявлению оно на пользу "Журнал бетонных работ скачать"обвиняемому.

Стены были выложены цементными "Скачать с рутубы видео"плитами.

Мы собираем сторонников, с изумлением отвечал профессор ""Крикс.

Пульт мог быть только дистанционным, потому что генератор мог посылать "Печать скачать программу"лучи только в одном направлении прямо вверх.

Даже зверей "Скачать песни группы весна больше не хочу"здесь, по-моему, нет.

Надо выслушать обвиняемого конечно, когда он будет в состоянии говорить.